ELECTROGRAVEDAD, TOWNSEND BROWN-BIEFELD


THOMAS TOWNSEND BROWN Y PAUL ALFRED BIEFELD DESCUBRIERON LA RELACIÓN ENTRE LA GRAVEDAD Y LA ELECTRICIDAD

Y A PESAR DE LO QUE PUDIESE PARECER SUS INVESTIGACIONES SÍ TUVIERON APLICACIÓN.

Townsend Brown ( 18 Marzo, 1905 – 22 Octubre, 1985) comenzó sus trabajos científicos en 1926 en los Laboratorios de Investigación de Zanesville  en el estado de Ohio, USA junto con el doctor Paul Alfred Biefeld ( 22 Marzo 1867 – 21 Junio 1943) donde desarrollaron sus primeros experimentos de antigravedad inducida por campos eléctricos. Más tarde pasó a trabajar para diversos laboratorios del ejército e incluso con el polémico “Experimento Filadelfia” (ver aquí documental completo en artículo siguiente) que pretendía conseguir la invisibilidad al radar de un navío de la marina estadounidense (con fatales consecuencias, por cierto).

Thomas Townsend Brown

En 1952 se trasladó a Cleveland, también en Ohio, para trabajar en el “Proyecto Winterhaven” donde esperaba poder aplicar sus descubrimientos sobre la electrogravedad. Después de notables dificultades consiguió que uno de sus aparatos al que denominó “Gravitator” despegase del suelo. Era básicamente un disco de material dieléctrico capaz de almacenar grandes cantidades de energía, como un condensador al que aplicaba corriente continua de varios cientos de miles de voltios. Los resultados estaban ahí, los discos se elevaban en medio de un resplandor azulado emitiendo un ligero zumbido. Los primeros fueron tres discos de 60 cm. al suministrarles CC de 50.000 voltios con una potencia de 50 watios pero en 1953 logró elevar aparatos de 90 cm de diámetro; los experimentos se clasificaron de secretos a partir de aquí.

¿Se le puede llamar antigravedad al descubrimiento? La mayoría de los científicos de su época estaban de acuerdo en que debería llamarse “gravedad inversa” es decir, fuerza que se opone a la gravedad generada por la acción de la electricidad.

Townsend sujetando uno de sus discos que hizo volar

Como nota anecdótica Townsend Brown fue uno de los fundadores y vicepresidente del Comité Nacional de Investigación de Fenómenos Aéreos, llamado por sus siglas en ingles NICAP.

La edición del 9 de Marzo de 1992 de la revista Aviation Week and Space Technology ya ofreció un artículo sobre el bombardero Stealth B-2.

Clic sobre la imagen para ampliar

 

El artículo aseguraba que cuando éste avión está en pleno vuelo hay una gran diferencia de potencial eléctrico entre su cuerpo en forma de ala y el chorro de gases de escape, concretamente el fuselaje tiene una fuerte carga de iones positivos mientras que en el escape hay iones negativos lo que provoca una diferencia de potencial de 15.000.000 de voltios. Éste votaje ocasiona un fuerte campo gravitatorio capaz de crear una fuerza que empuja al aparato en la dirección del polo positivo. No obstante en agosto de 2009 escribí un artículo sobre el B-2 y su sistema de propulsión antigravitacional en mi antiguo blog que se puede ver aquí: B2 Stealth propulsión antigravitatoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s