LA LUNA NO ES MÁS GRANDE

¡OIGA JOVEN, EN MI PUEBLO, HASTA LA LUNA ES MÁS GRANDE!

Luna-llena
Es lo que me comentaba un vecino que había vuelto de las vacaciones pasadas en “su pueblo”. Es más, eso solamente lo dijo para terminar la lista de cosas que son mejores en su pueblo al igual que otros dicen lo mismo del de cada uno; que si en mi pueblo se crían unas gallinas que parecen pavos, que si en el mío se crían pavos que parecen avestruces, que si los chorizos, que la mejor agua del mundo… Menos mal que cuando dijo lo de la Luna.. ahí si que pude decirle que “de eso nada”. En su pueblo la Luna tiene el mismo tamaño que en cualquier otro. A lo que me replicó que cuando sale la luna llena por el horizonte de las casas no es una Luna eso es un “Lunón” de grande; eso sí, luego cuando va cogiendo altura pues ya vuelve a su tamaño más pequeño me aseguró. Pues de eso que me sigue diciendo, nada de nada. Y efectivamente es cierto que a todos nos parece la Luna más grande cuando está saliendo por el horizonte y más hoy que hay Luna Llena 100% y está un 10% más cerca de la Tierra pero en realidad es una ilusión óptica. O quizá debería llamarse ilusión de percepción. Por que la sensación es real, nos parece más grande pero es un problema de la interpretación que hace nuestro cerebro sobre la imagen obtenida. Una vez más las cosas que vemos no son como creemos que son. Para comprobar que la Luna tiene el mismo tamaño, coges una regla, por ejemplo de las transparentes y estiras el brazo al máximo, mides el diámetro de la Luna cuando sale por el horizonte y luego, cuando esté más arriba, vuelves a realizar la misma operación verás como mide lo mismo. De hecho, está a la misma distancia de la Tierra. Bueno, a lo mejor en mi pueblo no, me replicó el señor un poco desilusionado. A lo que respondí al verlo tan triste: bueno, a lo mejor en su pueblo cambia un poquito.

CONTROL MENTAL POR ALTAVOCES DIRECCIONALES

OTRA FORMA DE CONTROL MENTAL: ALTAVOZ DIRECCIONAL

sicodelia

Algunos pensarán “Eso es imposible”.

MK-Ultra

Bueno, lo cierto es que “era imposible”, pero ya no lo es. De hecho, no es algo tan nuevo. Allá por 1985 en la Expo’85 de Tsukuba en Japón la marca Matsushita ya presentó un altavoz superdireccional. Éste dispositivo, que ahora está tan mejorado que ni sus mismos inventores lo reconocerían, por aquel entonces agudizaba la directividad del sonido como un proyector para evitar la influencia del sonido ambiente o circundante y permitir que sólo alcanzase a las personas situadas dentro de unos límites determinados, es decir, solamente llega a quien “apuntan”. Vale, los técnicos de sonido dirán que la gran longitud de onda del sonido impide formar haces dirigibles con  precisión, efectivamente… pero es que el funcionamiento de éste sistema es que el altavoz paramétrico utiliza ultrasonidos de longitud de onda mucho más corta. Puesto que los ultrasonidos no son audibles por el oído humano se utiliza la interacción no lineal de los ultrasonidos, es decir,  seleccionando dos ultrasonidos con frecuencias cuya diferencia es una frecuencia audible permitiendo que el haz sea dirigible. Así que, si eres una persona influyente o simplemente puede ser porque están experimentando contigo, oyes voces en tu cabeza y nadie más a tu alrededor, puede que no estés enfermo de esquizofrenia y alguna organización secreta esté intentando controlar tus actos o decisiones mediante éste sistema. Aunque primero ves al médico para descartar la enfermedad y si no da resultado después de la medicación me lo pensaría mucho 🙂

LA PARADOJA DE “TRAMPA 22”

TRAMPA 22 O POR QUÉ LOS QUE MANDAN (CASI) SIEMPRE SE SALEN CON LA SUYA

catch22

Estuve releyendo la novela “Trampa 22” y me volvió a venir a la mente lo que sucede en el sistema en que vivimos.
Primero empezaré por describir el origen y argumento de “Trampa 22” lo que me servirá posteriormente para entrar en el razonamiento final:

La novela “TRAMPA 22” es una sátira antibelicista (una sátira es una composición escrita cuyo objeto es censurar duramente o poner en ridículo a alguien o algo), escrita por Joseph Heller y publicada en 1961. Describe el caso del capitán de un bombardero B-25 de las Fuerzas Aéreas del ejército estadounidense, que desea ser excusado de realizar una misión de combate. Para ser excusado de tal deber, el capitán tiene que someterse a una diagnosis médica oficial por el cirujano de vuelo de su escuadrilla, demostrando que no sirve porque está loco.

Hasta aquí no hay nada que no sea lógico pero… Según la normativa del ejército, ninguna persona totalmente cuerda querría volar en misiones de combate porque son altamente peligrosas y muchas no acaban bien, ergo… si el capitán solicita el permiso para no volar en esa misión, sobre la base de locura, demuestra que él, de hecho, está cuerdo y por lo tanto está en condiciones para volar…

Ergo… inversamente, cualquier aviador que deseara volar en misión altamente peligrosa o con pocas posibilidades de retorno demostraría implícitamente que está loco, ergo es inadecuado para volar y debería ser apartado… y para ser excusado, esta persona necesitaría solamente realizar una “petición formal por escrito”.     Naturalmente, han existido y existen pilotos y militares en general cuyo sentido del peligro se encuentra atrofiado, es decir, sin conciencia sobre el peligro y lo que van a hacer y nunca realizan tales peticiones… Ergo si lo hicieron, la “trampa” se cerraría volviendo al primer apartado, arruinando cualquier tentativa de escaparse de deber del combate.

Resumiendo: de acuerdo con esta regla, todo piloto que “quiera” volar en misión de combate, demuestra que no está en sus cabales y debe ser relevado; pero para ello debe enviar una solicitud de revisión. En el momento en que lo hace, la trampa se cierra sobre sí misma y el aviador pasa a ser considerado como cuerdo, puesto que ningún loco presentaría una queja. En definitiva, no hay elección posible ni manera de salir del sistema. En éste caso, el ejército, aunque podría ser otro estamento, siempre contesta con un sello (el que más se usa) que tiene la frase “Petición desestimada” que no “denegada” aunque parezca lo mismo. De la misma forma se desestiman diariamente miles de peticiones, quejas y denuncias en todos los aspectos de la vida  que requieren a veces de ciertas formalidades y en todos los estamentos tanto públicos como privados (y no hablemos militares). La mayoría, de una forma u otra, se basan en una paradoja o en la paradoja concreta de “Trampa 22” para tener una salida “airosa” y si quieres justicia tendrás que ir a los tribunales. “Lamentamos informarle de que su petición ha sido desestimada por razones objetivas y bla,bla,bla…” Los que han pasado alguna vez por ésta experiencia saben de qué hablo.

Ejemplo típico de Catch-22: el de los estudiantes que buscan trabajo apenas salidos de la universidad, pero no consiguen uno porque en todos los puestos se pide experiencia. Así, no pueden tener experiencia porque no tienen trabajo y no pueden conseguir un trabajo porque no tienen experiencia.

Otro ejemplo de trampa 22 fue la imposición de la monarquía en la constitución de 1978 en España. Si votabas a favor, sería una constitución con monarquía, si votabas en contra, sería una monarquía sin constitución. Lo peor es que luego hay gente que dice que la monarquía está legitimada con la constitución, pero se votara lo que se votara el rey puesto por Franco iba a seguir de jefe del estado.

Si consigues encontrar una solución que te dé una salida a la “Trampa 22” has utilizado el llamado pensamiento lateral al estilo “nudo gordiano”.

Saludos y hasta el próximo artículo 😉