VAMPIROS, UNA LEYENDA DE MILES DE AÑOS DE ANTIGÜEDAD


VAMPIROS, ¿MITO O REALIDAD?

Es muy posible que ésta creencia se gestase entre nuestros antepasados en la prehistoria. En aquel tenebroso mundo de las cavernas tal vez observaron que algún miembro de la tribu perdía fuerzas y se debilitaba sin causa aparente y lo atribuyeron a seres malignos que se alimentaban extrayéndole su fluido vital. Los Acadios que dominaron Mesopotamia a partir del siglo XXIV AC estaban convencidos de que los vampiros salían de las profundidades de la Tierra con la puesta del Sol. Para defenderse, encendían fogatas durante la noche. Creían que Ishtar su diosa del amor y la fertilidad desencadenaba tales hechos y así se lo transmitieron a la cultura egipcia, de hecho, en una tablilla jeroglífica se narra la amenaza de ésta diosa que hace levantar a los muertos para devorar a los vivos. Éstas creencias egipcias fueron asumidas por los griegos que a su vez transmitieron a los romanos quienes las propagaron por todo el Mediterráneo.

LOS VAMPIROS Y LA IGLESIA

dracula6

En los primeros tiempos la Iglesia trató de combatir éstas leyendas pero su propio misterio que ofrece la vida eterna mediante la transformación del vino en sangre de Jesucristo no logró otra cosa que dar un sentido trascendente a las andanzas nocturnas de los hombres o mujeres vampiro.

Fue a principios del siglo XVIII cuando el vampirismo conoció su “Edad de Oro”, especialmente en Centroeuropa. Muchos intelectuales de la época propagaban el mito convencidos de que el fenómeno era totalmente real. Nadie dudaba de que éstos seres existían.

new_blood_for_old_brains

¿CÓMO SE DETECTABA LA TUMBA DE UN VAMPIRO?

imagesmujercaballo

Cuando se tenían sospechas de que en un cementerio moraba algún vampiro el ritual para encontrarlo, que estaba basado en prácticas de magia de la antigua Grecia, suponía la participación de una mujer virgen (o un hombre virgen) montada a pelo en un caballo virgen también, en algunos escritos indicaban que el caballo debía de ser completamente negro pero podía ser completamente blanco. Se le hacía pasear por todo el cementerio entre las tumbas y cuando el animal se resistía por todos los medios a pasar ante determinada sepultura la abrían y si el cadáver no presentaba signos de descomposición ello constituía la gran prueba de que se había localizado por fin al vampiro. Entre los siglos XVII y XIX innumerables tumbas fueron profanadas y los cadáveres que contenían fueron decapitados, atravesados con estacas o quemados y sus cenizas se arrojaban a una corriente de agua. En el momento de ser atravesado con la estaca se decía que el vampiro o vampiresa emitía un terrorífico alarido al mismo tiempo que de la herida brotaba sangre fresca. Todo por supuesto de forma solemne ante los representantes de la justicia.  Por cierto, la estaca contra los vampiros fue ideada por los antiguos griegos con el único fin de inmovilizar y fijar el cuerpo en su tumba.

Existen hoy en día un tipo de vampiros reales denominados “vampiros psíquicos” pero éso lo dejo para otro artículo🙂

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s